El Salvador depositó este 16 de agosto el Protocolo de Adhesión al Protocolo Habilitante para la Integración Profunda iniciada por Guatemala y Honduras, en la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SICA).

El acto estuvo presidido por el Vicepresidente de la República, Lic. Oscar Ortiz, quien estuvo acompañado por la ministra de Economía, Luz Estrella Rodríguez, el canciller de la República, Carlos Castaneda, así como otros titulares del Gabinete Económico.

También participaron en este acto el Secretario General de SICA, Vinicio Cerezo y el Secretario General de SIECA, Melvin Redondo.

La adhesión de El Salvador al proceso de integración profunda iniciado por Guatemala y Honduras constituye un paso histórico para nuestro país y representa el avance más trascendental que ha dado El Salvador en favor de la Integración Económica Centroamericana en los últimos años. Esta decisión reafirma la voluntad de El Salvador de fortalecer aún más los vínculos de comercio e inversión entre los países del Triángulo Norte.

Este esfuerzo ha sido liderado por el Ministerio de Economía, con el apoyo de las instituciones públicas vinculadas a esta temática, entre ellas, los Ministerios de Hacienda, Agricultura y Ganadería, Justicia y Seguridad Pública, Relaciones Exteriores, así como el Banco Central de Reserva, ente otras instituciones.

El Protocolo de Adhesión es el instrumento que habilita de manera oficial el ingreso de El Salvador al proceso de Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras, para posteriormente, continuar con los demás trabajos técnicos necesarios para completar la plena incorporación de nuestro país a dicho proceso.

En esta primera etapa de la Unión Aduanera, todos los trabajos estarán enfocados a la promoción de la libre circulación de mercancías y a la facilitación del comercio. Con ese propósito, uno de los elementos esenciales de este proceso es la conformación de los denominados puestos fronterizos integrados.

Los puestos fronterizos integrados operarán mediante una sola intervención por parte de funcionarios de ambos países, el uso de un documento único que consistirá en la Factura y Declaración Única Centroamericana (FYDUCA) y en la creación de carriles de facilitación de comercio.

Este modelo funcionará en seis aduanas identificadas para la unión aduanera del Triángulo Norte, dos con Honduras que son El Amatillo y El Poy y cuatro con Guatemala que son La Hachadura, Anguiatú, Las Chinamas y San Cristóbal.

Recientemente, se anunció que la Aduana de El Poy entre El Salvador y Honduras se convertirá en el primer puesto fronterizo integrado de la Unión Aduanera, cuya infraestructura estará readecuada para noviembre del presente año.

“Nos sentimos muy complacidos de que muy pronto El Salvador se estará integrando a la institucionalidad creada por Guatemala y Honduras para que juntos avancemos hacia nuevas fases de la Integración Económica, en beneficio de los sectores productivos nacionales”, señaló el Vicepresidente de la República.

Dentro de las ventajas de la Unión Aduanera se destaca una mayor simplificación de trámites en las aduanas fronterizas, una reducción de tiempos en los aspectos logísticos y de los costos operativos; además de que facilita la integración de cadenas productivas y de procesos de co-producción, entre otros beneficios.

Con la incorporación de nuestro país a la Unión Aduanera, se busca también implementar el paso ágil de personas entre los tres países, el cual consiste en un control único migratorio en el país de salida, lo que permitirá un flujo mas expedito de personas por los puestos fronterizos. El objetivo es implementar un sistema biométrico de identificación el cual se basa en la identificación de características físicas del individuo como las huellas dactilares, la retina, patrones faciales, entre otros.

La CEPAL ha realizado un estudio sobre los efectos potenciales de la profundización de la Unión Aduanera entre los países del Triángulo Norte. Preliminarmente, se puede adelantar dentro de los datos macroeconómicos, que podría haber un incremento en el PIB entre el 0.5% y el 1.2%.

Asimismo, habría un incremento en las exportaciones entre el 1.4% y el 3.6% y un incremento en el empleo total entre el 0.6% y el 1.5%.

El año 2017 se exportaron a Honduras un total de US$ 797 millones y se importaron mercancías valoradas en US$ 585 millones, mientras que a Guatemala se exportaron un total de US$ 792 millones y se recibieron mercancías valoradas en US$ 1,048 millones.

 

Sam Salvador, 16 de agosto de 2018