Delegaciones de Honduras y El Salvador visitaron este 10 de septiembre las instalaciones de la Frontera El Poy, con el propósito de constatar los avances en las remodelaciones que se están realizando para adecuarla al nuevo modelo de Unión Aduanera que se estará poniendo en marcha entre los países que conforman el Triángulo Norte.

La Delegación de El Salvador estuvo encabezada por el Vicepresidente de la República y Secretario Técnico de la Presidencia, Oscar Ortiz, además, participaron la ministra de Economía, Luz Estrella Rodríguez, el viceministro de Economía, Julián Salinas, el viceministro de Ingresos, Alejandro Rivera, el Comisionado Presidencial para Asuntos Fronterizos, Carlos Pozo, así como representantes de la Dirección General de Aduanas, Dirección General de Migración y Extranjería, Ministerio de Agricultura y Ganadería, Ministerio de Relaciones Exteriores y Ministerio de Seguridad Pública.

Por su parte, la Delegación de Honduras estuvo encabezada por el Secretario de Desarrollo Económico de Honduras, Arnaldo Castillo, la Subsecretaria de Integración Económica y Comercio Exterior, Alejandra Chang y por representantes de las instituciones homólogas de las autoridades salvadoreñas. Asimismo, participó el Secretario General de SIECA, Melvin Redondo.

“El Salvador está listo para la Unión Aduanera, este será un punto de quiebre positivo para la integración centroamericana, hacer crecer nuestra plataforma empresarial, hacer crecer las economías, las posibilidades de negocio y los empleos dignos para generar ingreso estable en las familias. En la medida que tenemos economías fuertes y generamos más y mejores empleos logramos un impacto inmediato en la desistimulación de la migración irregular”, puntualizó el Vicemandatario.

Luego de realizar un recorrido por las instalaciones de El Poy, las delegaciones de ambos países sostuvieron una reunión, con la finalidad de conocer con mayor profundidad los avances en las intervenciones que se están realizando en el referido puesto fronterizo, así como los desafíos que se tienen para los próximos meses y que marcarán el inicio de la consolidación del proceso de Unión Aduanera del Triángulo Norte. También se conversó en esta reunión sobre la implementación del paso ágil migratorio.

En la Frontera de El Poy se realizaron más de 117,000 operaciones comerciales en el año 2017 y en los días de mayor circulación transitan hasta 440 medios de transporte diarios. Asimismo, una tercera parte de dichas operaciones constituyen “tránsitos internacionales”, lo cual confirma la relevancia que tiene este paso fronterizo, no solo para el comercio entre El Salvador y Honduras, sino también para el flujo de mercancías en toda la región centroamericana.

En el año 2017 se realizaron operaciones en esta aduana por un total de $ 1,514 millones, siendo en concepto de importaciones US$ 633 millones y de exportaciones $ 881 millones, lo que ubica a este puesto fronterizo como el tercero más importante en lo que se refiere a las exportaciones de nuestro país.

Por otra parte, es oportuno resaltar que este paso fronterizo se ha constituido en uno de los más importantes para el flujo migratorio, ya que en el año 2017 se movilizaron por este puesto un total de 450,000 personas.

El Vicepresidente de la República, también destacó que el Gobierno de El Salvador ha invertido más de $1 millón de dólares en la readecuación de este paso fronterizo, lo cual es una muestra del compromiso de la actual administración por propiciar mejores condiciones para la generación de nuevos negocios y con ello contribuir a un mayor crecimiento de la economía nacional.

Las obras que se están realizando en este paso fronterizo comprenden la construcción de cuatro carriles para atender las exportaciones, así como tres para tramitar las operaciones de importación. Adicionalmente, las obras proyectadas incluyen la construcción de dos domos y la iluminación en todo el recinto aduanero.

“Los trabajos, que se estima concluyan en tres meses, incluyen además modificaciones de flujos con la finalidad de mejorar la atención de los trámites migratorios para agilizar la entrada y salida de personas”, afirmó el Vicepresidente de la República.

Por su parte, la ministra de Economía indicó que la Unión Aduanera del Triángulo Norte constituye un paso histórico y representa el avance más trascendental en favor de la Integración Económica Centroamericana en los últimos años.
Con este paso tan importante, la región del Triángulo Norte pasa a convertirse en la octava economía más fuerte de América Latina, con un mercado de 32 millones de habitantes, representando un 68 por ciento de la población centroamericana.

Además de la readecuación de los puestos fronterizos, este proceso demanda trabajos técnicos para ajustar otras normativas y los procesos informáticos hasta completar plenamente la Unión aduanera y por ello, los países del Triángulo Norte continuarán perfeccionando este proceso a través de las distintas rondas de negociación.

Las mejoras que se realizan a las fronteras y la consolidación de la Unión Aduanera del Triángulo Norte forman parte de la puesta en marcha del Plan 10 y se traduce en una reducción de tiempos en los aspectos logísticos y de los costos operativos, además de que facilita la integración de cadenas productivas y de procesos de coproducción, entre otros beneficios.

Chalatenango, 10 de septiembre de 2018