El Gobierno salvadoreño, junto a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), firmó un compromiso para garantizar el cumplimiento y protección de los Derechos Humanos en las tareas para el combate a la criminalidad,  a través del “Mecanismo de Coordinación para el Fortalecimiento de los Controles Internos de las Instituciones de Seguridad”.

El Gobierno en colaboración con la PDDH abrió este espacio interinstitucional al más alto nivel, dentro del marco de las medidas extraordinarias de seguridad que actualmente impulsa, para analizar y plantear propuestas que aseguren que el accionar de los agentes policiales y los efectivos del ejército asignados a tareas de seguridad, estarán siempre apegados a la ley.

Este mecanismo será presidido por el vicepresidente la República, Oscar Ortiz, y conformado para operar por el ministro de Asuntos Exteriores, Hugo Martínez; el secretario de Gobernabilidad y Comisionado presidencial de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Hato Hasbún;  el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Landaverde y el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales.

Además, podrán ser llamados de forma puntual otros funcionarios públicos representantes de organismos internacionales, de la sociedad civil organizada y de la academia, entre otros. Todo lo anterior bajo el pleno cumplimiento de las funciones que ejercen y corresponden a cada una de las instituciones vinculadas a los temas en materia de seguridad pública.

“Creemos que es importante fortalecer los mecanismos de controles internos dentro de la Policía Nacional Civil y en nuestras fuerzas armadas, y es un buen momento para hacerlo y para fortalecerlo. Nuestro presidente está totalmente convencido de que esto no es sólo necesario sino importante hacerlo de una manera integral y es por eso que hemos acordado poner en marcha este mecanismo de coordinación”, indicó el vicepresidente.

En tanto, el Procurador de los Derechos Humanos, David Morales aclaró que este mecanismo no trata de crear una estructura paralela a la PDDH, a la inspectoría de Seguridad pública o a las unidades de control, sino que se está buscando una coordinación del mayor nivel para fortalecer la eficiencia de los mecanismos ya existentes.

“Es un paso positivo que al más alto nivel del gobierno y las instituciones de Seguridad se busque fortalecer estos mecanismos de control. Quiero destacar la posición de independencia que como procurador estaré desempeñando dentro de este organismo de coordinación. Estamos las instituciones buscando un esfuerzo con diferentes medidas que buscan este fortalecimiento institucional”, indicó la mismo tiempo que expresó que este es un momento clave para la historia del país, donde se está buscando superar un escenario de violencia irracional y elevada.

Este esfuerzo, impulsado por el presidente Salvador Sánchez Cerén, ratifica el compromiso de su gobierno de combatir la delincuencia con su determinación en el respeto a las leyes de la República y apegado a los marcos de actuación internacional en la materia, sin vulnerar los derechos humanos de la población.

Antiguo Cuscatlán, 09 de mayo de 2016.