El Vicepresidente de la República, Oscar Ortiz junto al director de Centros Penales, Marco Tulio Lima, y el gobernador de Sonsonate, Sidney Blanco, verificaron el trabajo de construcción del Centro de Detención Menor Izalco, Sonsonate.

La obra, que concluirá a finales de octubre de este año, tiene un avance del 40%, y una inversión de $3,160,545.94 dólares.

Su capacidad instalada es para 2,840 privados de libertad, los cuales serán seleccionados por los equipos técnicos y criminológicos.

“Estamos cumpliendo con las metas que nos propusimos con las Medidas Extraordinarias, que ahora son de carácter permanente, contar con al menos tres Centros de Detención Menor para los reos de baja peligrosidad. Estamos consolidad un Sistema Penitenciario con mayor control, con enfoque rehabilitante y conectado con la actividad productiva”, afirmó el Vicemandatario.

El centro incluye 5 edificios de dos niveles cada uno, con áreas administrativas, clínica, cuadra para agentes, planta de tratamiento, dormitorios, sanitarios, caseta de acceso, garitones y obras perimetrales.

En esta obra trabajan cuatro empresas constructoras y con el apoyo interinstitucional del Ministerio de Obras Públicas (MOP) con trabajos de terracería y el Ministerio de la Defensa Nacional en supervisión de la construcción y seguridad perimetral; asimismo, colaboran 15 privados de libertad en obras de protección y conformación de taludes.

La infraestructura forma parte de la Reforma Penitenciaria que se implementa en las cárceles del país y del nuevo sistema que propicia que los privados de libertad sean entes útiles a la sociedad. Con esta obra se busca consolidar un sistema moderno, seguro y rehabilitante pero sobre todo que prepare a privados de libertad para su reinserción a la sociedad.

Dentro del sistema penitenciario, se tiene proyectado habilitar más de 19 mil nuevos espacios. A la fecha están en funcionamiento las granjas penitenciarias de Santa Ana, con capacidad para 2 mil internos y Zacatecoluca, con más de mil reos, la ampliación del complejo penitenciario de Izalco, el cual contiene el centro penal de Izalco y la Granja Penitenciaria con 4,312 espacios.

Este esfuerzo contribuye directamente a potenciar las actividades productivas, reducir el hacinamiento, eliminar el ocio carcelario y generar las condiciones que les permita a los privados de libertad un mayor aprendizaje, teniendo como objetivo principal capacitarlos en las diferentes técnicas agrícolas, cultivo, preparación de sus propios alimentos, sistema de riego, mecánica industrial, entre otros.

San Salvador, 29 de agosto de 2018