En el marco del desarrollo del Plan 10, el Vicepresidente de la República y Secretario Técnico de la Presidencia, Oscar Ortiz, acompañó la firma de un convenio entre el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública  y la Unión Europea (UE), para apoyar financieramente en el eje de prevención del Plan El Salvador Seguro (PESS), beneficiando a 50 municipios y miles de familias de todo el país.

“Para enfrentar con éxito uno de los temas que golpea a la región es necesario el involucramiento de todos, poniendo en el centro a la prevención y se debe tener una ruta clara. Para nosotros es la puesta en marcha de una política de país como el PESS, este es un día especial para El Salvador y los municipios beneficiados”, puntualizó el Vicemandatario durante su intervención.

La UE invertirá 63.6 millones de dólares no reembolsables orientados al eje de prevención de la violencia del PESS, a través de un convenio de cooperación firmado este día por el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde; el embajador de la UE en El Salvador, Andreu Bassols. Además, se oficializó la aprobación del primer desembolso por un monto de 16.5 millones de dólares.

Este apoyo forma parte del Programa Marco MIP-UE 2014-2020, suscrito por ambas partes en 2014 por 200 millones de dólares, orientado principalmente al apoyo de la juventud, inclusión social, así como al sector productivo.

Por su parte el Embajador de la UE, Andreu Bassols, destacó que para poder solventar el problema de la inseguridad en el país es necesario abordarla desde el tema de la prevención.

“Solo la prevención a largo plazo podrá solucionar los problemas de inseguridad (…) este problema requiere de la colaboración de todos y la participación activa de la población civil. Creemos que ese plan dará los frutos necesario a largos plazo para solventar el problema de la inseguridad en El Salvador”, aseveró el Vicepresidente.

Esta contribución de la UE tiene como objetivo aumentar la integración social y productiva de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, así como disminuir la incidencia delincuencial en espacios públicos, especialmente la violencia contra las mujeres y las niñas. Además, forma parte de las grandes áreas prioritarias del Gobierno contenidas en el Plan 10, que tiene como finalidad consolidar la tendencia a la reducción de los índices delincuenciales, apostándole a la prevención.

Los fondos serán desembolsados de manera gradual en un proceso que inicia este año y finalizará en el 2021. El fin principal del programa es transformar la vida de las personas y mejorar las condiciones en los municipios priorizados para reducir los factores de riesgo, la violencia y delincuencia. Al final se espera obtener resultados en ampliación, mejoramiento y cobertura educativa, formación de habilidades para la vida, inserción productiva, transformación positiva de conflictos y participación ciudadana.

Otro de los ejes hacia los que se orientarán recursos es la construcción, remodelación y dinamización de espacios públicos que contribuyan a la sana convivencia en las comunidades. El Plan El Salvador Seguro se implementa en 50 municipios priorizados distribuidos a nivel nacional.

San Salvador, 20 de junio de 2018