HanesBrands ajusta los últimos detalles para para poder iniciar con la operación de su primera planta de biomasa en El Salvador y en la región centroamericana. La obra se encuentra en su fase final de construcción y comenzará a funcionar desde la primera semana de julio del presente año.

Para poder conocer de cerca la fase final de montaje de la infraestructura, la compañía recibió en la obra una comitiva encabezada por el Vicepresidente de la República y Comisionado para la Inversión, Oscar Ortiz así como diferentes miembros del gabinete de gobierno. Durante la visita los representantes del Ejecutivo pudieron constatar las características de la infraestructura, que es la primera de este tipo para Hanes en el mundo y que cumplirá la función de cogeneración de energía eléctrica y vapor a través de biomasa en el municipio de San Juan Opico, La Libertad.

La inversión de la obra se acerca a los 20 millones de dólares y le permitirá a la compañía reemplazar progresivamente la utilización de fuentes derivadas del petróleo en dos de sus centros de manufactura más importantes a escala global: la planta de calcetines conocida como Socks y la planta de textiles, ambas situadas en El Salvador.

“La planta de biomasa es parte de nuestra política global de cuidado ambiental. Hemos decidido instalarla en El Salvador, ya que en el territorio están las operaciones de mayor consumo de energía de la compañía en la región, además hemos contado con un apoyo decidido por parte del gobierno para llevar este proyecto a un feliz término”, señaló René Villarreal, Vicepresidente de Operaciones para Centroamérica de Hanes.

La planeación de la primera planta de biomasa de Hanes empezó hace más de 5 años, anualmente la planta producirá energía y vapor a partir del uso de aproximadamente 100 mil toneladas de material renovable de biomasa. El principal beneficio de su operación es la reducción del consumo de más de 4 millones de galones de petróleo por parte de la compañía, lo cual implica una disminución de 33 mil toneladas métricas de emisiones de gases al ambiente aproximadamente.

El beneficio ambiental de este proyecto es equivalente a dejar fuera de circulación 6,823 vehículos o plantar 840 mil árboles en el país. El proyecto permitirá tener un nivel del 60% de autosuficiencia energética para operar las plantas de Textiles y Calcetines.

“La culminación de una obra de este tipo se alinea con los objetivos de nuestro gobierno, de apostar por fuentes alternas de generación de energía para disminuir progresivamente la dependencia del petróleo en el país. Seguiremos apoyando la inversión en proyectos renovables como el de Hanesbrands, que es sin duda un caso de éxito en el país”, señaló el Vicepresidente de la República y Comisionado para la Inversión, Oscar Ortiz, durante la gira de reconocimiento.

La planta permitirá generar hasta 5.5 megavatios de electricidad y vapor y toda la energía será utilizada para la elaboración de productos textiles. Su operación disminuirá la demanda de energía a escala nacional por parte de la compañía.

Este proyecto forma parte de los esfuerzos que realiza Hanes a escala global para lograr un manejo responsable de la energía, las emisiones de carbono, el agua, así como las aguas residuales y los desechos sólidos en cada uno de sus centros de manufactura. Hasta la fecha existe una planta similar operada por la compañía en República Dominicana.

El compromiso de Hanes con El Salvador abarca más allá de su estrategia medioambiental.

Desde el año 2007 hasta la fecha la compañía ha duplicado su fuerza laboral, centrándose en una estrategia de eficiencia operacional, innovación y efectividad en su cadena de suministro, lo que ha permitido la construcción de nuevas plantas en El Salvador. Actualmente, la compañía opera seis centros de manufactura y emplea a más de 10,300 colaboradores siendo uno de los empleadores privados más grandes del país.

Durante este proceso de construcción se han generado 300 empleos temporales y al iniciar operaciones se contará con aproximadamente 50 colaboradores permanentes.

Hanes ha operado en El Salvador por más de 21 años, invirtiendo más de 250 millones de dólares. La empresa también se ha convertido en el exportador más grande de El Salvador durante el 2014, según datos oficiales de la industria, generando más de 644 millones de dólares en divisas.