Como parte de los esfuerzos que se están llevando a cabo en la modernización del sistema penitenciario, este día, el Vicepresidente de la República y Comisionado para la Inversión Pública y Privada, Oscar Ortiz, junto al Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landanverde , y el director de Centros Penales, Marco Tulio Lima, inauguraron el Centro de Detención Menor “La Esperanza”.

La obra tiene una inversión de $3,066.786.75 millones. La nueva infraestructura albergará a tres mil privados de libertad de baja peligrosidad, los cuales serán seleccionados por los equipos técnicos y criminológicos.

Por su parte el Vicepresidente destacó la importancia de la reforma penitenciaria que se está realizando. “Este es un esfuerzo integrado que estamos haciendo como la base para poner en marcha la reforma más profunda de toda la historia en nuestro Sistema Penitenciario, no hay ninguna comparación en la historia del desarrollo del sistema carcelario como lo que ahora estamos haciendo ahora”, aseveró el Vicemandatario.

Con este centro se busca consolidar un sistema penitenciario moderno, seguro y rehabilitate, que prepare a los privados de libertad para su reinserción en la sociedad; todo esto bajo una reforma penitenciaria que se está poniendo en marcha en las cárceles de todo el país para propiciar que los privados de libertad sean útiles en la sociedad.

Para el próximo año se tiene previsto habilitar 17 mil nuevos espacios en todo el sistema penitenciario. Actualmente están en funcionamiento la Granja Penitenciaria de Santa Ana, con capacidad para dos mil internos, la granja penitenciarias de Zacatecoluca, con más de mil reos; y la ampliación del complejo penitenciario Izalco, el cual abarca el centro penal Izalco fase II y III y la granja penitenciaria con 4 mil 312 espacios.

Se destacó, además, que se ha realizado una inversión de 90 millones de dólares en tres años y medio de Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén. “Estamos invirtiendo para un sistema penitenciario seguro, moderno y rehabilitate, con segundas oportunidades; que sea capaz de garantizar el cumplimiento de la ley”, sostuvo el Vicepresidente.

Este esfuerzo contribuye a potenciar las actividades productivas, reducir el hacinamiento, eliminar el ocio carcelario y generar las condiciones que permitan a los privados de libertad un mayor aprendizaje, teniendo como objetivo principal capacitarlos en diferentes técnicas agrícolas como cultivo, sistema de riego, además de preparación de alimentos y mecánica industrial.

Ayutuxtepeque, 7 de diciembre de 2017.