El Vicepresidente de la República y Secretario Técnico y de Planificación, Oscar Ortiz, junto a la directora residente de la Corporación del Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés), Marta Keays; el director ejecutivo de Fomilenio II, William Pleites y el ministro de Obras Públicas, Eliud Ayala, verificó el inicio de las obras de construcción del nuevo puente sobre el río Jiboa en el caserío Nahualapa, del departamento de La Paz.

La obra es parte de los trabajos de ampliación de la carretera CA2 en el tramo que del Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez conduce a Zacatecoluca, en el marco del proyecto Fomilenio II, a un costo estimado de $67.2 millones.

En total, la obra conlleva la ampliación de 27 kilómetros de carretera de un tramo estratégico que agilizará el paso de bienes y personas en el corredor logístico del Litoral, mejorará la seguridad vial en un sector con altos índices de accidentes y realizará una compensación ambiental en la región hidrográfica del estero de Jaltepeque.

“Ahora estamos acá arrancando con una de las obras más importantes para toda la zona costera de nuestro país, entre los departamentos La Libertad, San Salvador y La Paz, que va a tener un impacto en todo sentido, para todo el Litoral salvadoreño. Estamos hablando de uno de los proyectos más completos, mejor integrados que va a tener un costo, una inversión arriba de los 70 millones de dólares, que hemos comenzado con un promedio de 300 empleos y que en la medida que avance la obra tendremos un promedio de 500 empleos directos”, destacó el vicemandatario.

En este sentido, el Vicepresidente Ortiz resaltó que la obra no solo impactará en el empleo, sino en la mejora de toda la dinámica social en la región. “También va a impactar en la mejora de la calidad de vida de las comunidades, que por distintas razones vivían muy cerca de la ruta sobre la cual estamos construyendo y que ahora estamos invirtiendo un poco más de 7 millones de dólares para poder establecer los asentamientos como debe ser”, expresó el funcionario.

El proyecto de Fomilenio II cumple con todas las normativas sociales y medioambientales ya que contempla el reasentamiento en viviendas dignas para las familias directamente afectadas por la ampliación de la carretera, además del reconocimiento de los respectivos derechos de vía. Asimismo, se implementarán medidas para minimizar el impacto ambiental en la zona, entre ellas, la restauración de 16 kilómetros de bosque de galería en las riberas del río Jiboa, instauración de sistemas agroforestales y rescate de la laguna de Nahualapa y El Zorral; además de proyectos de protección y conservación de tortugas marinas y la restauración de 60 hectáreas de bosque de manglar en el estero de Jaltepeque.

La obra total incluye la construcción de cuatro puentes, entre ellos, el que este día inicia de más de 180 metros de longitud sobre el Jiboa. El puente será ampliado hacia el sur, con la construcción de dos carriles y la elevación de 1.5 metros para responder a la actual carga hidráulica del río. Se espera que las obras en el referido puente concluyan en el tercer trimestre de 2019.

“Todo esto tiene que ver con mejor economía, con productividad, con competitividad, con desarrollo social y con atacar factores de pobreza. Un país bien conectado es un país con mejores oportunidades, un país con mucha seguridad vial es un país con mayor competitividad”, concluyó el Vicepresidente, a la vez que reiteró que el gran beneficiado con la inversión será el pueblo salvadoreño y todas las comunidades ubicadas en la zona.

La Paz, 15 de mayo de 2018