El vicepresidente de la República, Oscar Ortiz y autoridades de la Dirección General de Centros Penales y del Ministerio de Justicia y Seguridad, colocaron la primera piedra para iniciar los trabajos para la ampliación de la Granja Penitenciaria de Izalco, Sonsonate.

Este proyecto es parte de las medidas anunciadas por el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, que tiene como objetivo llevar más seguridad a la población salvadoreña, en el marco de la política de justicia, seguridad pública y convivencia ciudadana, que hace énfasis en diversos ejes, entre estos el de la rehabilitación y readaptación de los privados y privadas de libertad.

La readecuación de la Granja Penitenciaria es financiada por el BCIE y su construcción será ejecutada con un monto de $4 millones 425 mil 103.24.

Actualmente esta Granja Penitenciaria cuenta con una capacidad para 150 privadas de libertad; con la adecuación se pretende ampliar su capacidad para mil internas.

La ampliación de la granja no solo contribuirá a la disminución del hacinamiento carcelario, sino también a la generación de un aproximado de 160 empleos directos para los habitantes de la zona.

“Esta nueva inversión pública produce más empleos y genera un El Salvador más productivo”, expresó el vicemandatario al mismo tiempo que destacó que la Granja Penitenciaria de Izalco “es modelo” y se han tenido niveles muy bajos de reincidencia de las reclusas que han salido en libertad.

Es de destacar que la construcción se suma al Complejo Penitenciario de Seguridad de Izalco que, en toda su dimensión, tendrá la capacidad para albergar a 5080 personas.

Los trabajos a ejecutar consisten en la construcción de cuatro módulos de edificios de dos niveles para alojar a 250 privadas de libertad; cada espacio contará con un área de comedor, obras de protección y un circuito cerrado de cámaras de vigilancia, todo esto construido en un terreno de   6 mil 300 m2 con un área de 9 mil 500 m2.