El Vicepresidente de la República y Comisionado para la Inversión Pública y Privada, Oscar Ortiz, el Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Landaverde y el Viceministro de Justicia y Seguridad Pública, Raúl Antonio López; participaron en la entrega de vehículos que serán asignados a diferentes Unidades de Emergencia 911 del país, a la Subdirección de Monitoreo de Medios de Vigilancia Electrónica de Centros Penales y la División de Cumplimiento de Disposiciones Judiciales (DCJ).

 

Son 40 patrullas, 23 pick up y 170 motocicletas que serán istribuidas a diferentes subdirecciones en los próximos días. Las unidades asignadas a la Policía Nacional Civil fortalecerán la cobertura territorial en los departamentos de San Salvador, La Libertad, Santa Ana, San Miguel, Sonsonate, Usulután, Ahuachapán y San Vicente.

De igual manera los vehículos entregados harán más eficiente el trabajo que impulsa el nuevo Sistema de Vigilancia Electrónica de la Dirección General de Centros Penales, en coordinación con la DCJ de la Policía Nacional Civil. La entrega de estos recursos es parte de un préstamo otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo( BID), el cual asciende a 2 millones 899 mil 65 dólares.

El Vicepresidente destacó que esta entrega es “es parte del fortalecimiento en nuestro esfuerzo de hacer de El Salvador un país más seguro, haremos posible que este Quinquenio sea el de mayor inversión en el área de seguridad y en el fortalecimiento institucional de nuestra policia”.

De acuerdo a las autoridades a cargo de la seguridad del país, estas iniciativas son parte de la estratégia global para la reducción del hacinamiento en el sistema carcelario nacional, proporcionando medidas alternas a la detención.

Desde diciembre del año anterior está en marcha la asignación de dispositivos electrónicos para internos de baja peligrosidad. La medida es determinada por el juez de la causa, para el caso de procesados, o el juez de vigilancia penitenciaria para los condenados.

En este sentido se vuelve importante el trabajo conjunto de los equipos policiales y penitenciarios que mantienen un control permanente de aquellas personas a las que se les colocan estos dispositivos, al tiempo que se fortalece el equipamiento a las unidades en el territorio.

La entrega de las unidades móviles, además, es parte las acciones integrales que impulsa el Gobierno para llevar mayor seguridad y tranquilidad a las familias salvadoreñas.

San Salvador, 31 de enero de 2018