En el marco de la celebración eucarística en honor a San Miguel Arcángel, patrono de la Policía Nacional Civil, el Vicepresidente de la República, Oscar Ortiz, instó a todos los sectores a sumarse para hacer  de El Salvador un país más seguro y para que el sacrificio y heroísmo de los agentes policiales no queden en vano.

 

Después de participar en la homilía en honor al patrono de la PNC, oficiada por monseñor Fabio Colindres, el vicemandatario expresó el reconocimiento del Gobierno a la Policía Nacional Civil, a cada uno de sus miembros, a sus familiares.

 

“El  esfuerzo, sacrificio que ellos han hecho no quedará ni debe quedar en vano; debemos sumarnos todos a esta visión compartida que tenemos de hacer de El Salvador un país más tranquilo, un país más seguro”, manifestó el Vicepresidente Ortiz.

 

Además, detalló que a la fecha se tiene que  lamentar la pérdida de 33 miembros de la corporación policial y de 16 miembros de la Fuerza Armada. “Son sacrificios que no son fáciles de absorber, pero demuestran el compromiso, la firmeza y la determinación que tienen los miembros de estas orgullosas instituciones que nos representan y que son los principales protectores  de nuestras familias y de nuestras comunidades”, resaltó el vicegobernante.

 

En este sentido y a nombre del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén y en su calidad de Vicepresidente, expresó el respaldo, acompañamiento, y  la decisión de ir brazo a brazo, hombro a hombro en esta gran cruzada que se está desarrollando para golpear y para derrotar a las estructura criminales.

 

“No va a ser fácil pero esta batalla el país la va a ganar, esta batalla y en esta cruzada el Estado salvadoreño se tiene que imponer”, remarcó el vicemandatario

 

Por eso, destacó una frase que monseñor Colindres dijo durante la eucaristía: “el mal no se puede imponer al bien, que el bien debe prevalecer, que en el país somos mas la abrumadoramente la gente buena, las familias de buen corazón, las familias que queremos vivir en paz y en tranquilidad”.

 

San Salvador, 29 de septiembre de 2017