Las sedes de Ciudad Mujer Morazán y San Miguel realizaron este día la graduación de 3,242 usuarias capacitadas en cursos vocacionales, como una de Ias acciones que el Gobierno salvadoreño realiza para promover la autonomía económica de las mujeres.

El acto fue presidido por la Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, acompañada del Vicepresidente de El Salvador, Oscar Ortiz; y la Vicepresidenta de República Dominicana y madrina de la graduación, Margarita Cedeño.

Durante el acto de graduación, se firmó el convenio de cooperación técnica entre la Vicepresidencia de República Dominicana y la Secretaría de Inclusión Social de El Salvador, el cual tiene como objetivo promover el desarrollo social, la generación de conocimientos, el empoderamiento y el mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres salvadoreñas. En el marco de este convenio, también se realizó el festival “Delicias de Coco”, en el que 40 usuarias de las sedes de Ciudad Mujer Usulután y San Miguel ofrecieron degustación de productos elaborados con coco, recetas culinarias que aprendieron en el curso realizado en ambos centros.

Las 3,242 mujeres graduadas este día participaron en 184 cursos técnico-vocacionales, de los cuales 108 fueron desarrollados en San Miguel y 76 en Morazán, en especialidades como: panadería, cosmetología, corte y confección, elaboración de hamacas, decoración de eventos con arreglos florales, operación de software Windows y Microsoft elaboración de piñatas y sorbetes artesanales, entre otros. Con estos cursos, Ciudad Mujer contribuye para que más mujeres de El Salvador desarrollen sus capacidades y mejoren su calidad de vida, se empoderen y hagan un ejercicio pleno de sus derechos.

Para el desarrollo de esta gran labor de formación de competencias técnicas y la creación de emprendimientos productivos, Ciudad Mujer contó con el apoyo de instituciones aliadas como INSAFORP, ITCA, CONAMYPE y el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Algunas de las graduandas ya iniciaron proyectos productivos y otras están en el proceso de crear su negocio. Gracias al apoyo de Ciudad Mujer Morazán, las emprendedoras han abierto panaderías en grupos asociativos y de forma individual, producción de pequeñas parcelas de hortalizas para la comercialización, grupos legalizados para la confección de uniformes escolares, establecimiento de ventas de comida para festivales gastronómicos y mujeres que confeccionan prendas de vestir en sus comunidades.

Con la ejecución de cursos a través de Ciudad Mujer San Miguel, se han legalizado cuatro grupos para la confección de uniformes escolares, ventas de comida y confección de prendas de vestir para comercializar en sus comunidades; mientras que las mujeres que han recibido cursos de operación de Software Windows y Microsoft Office y asesoría para ventas, se han logrado insertar en un empleo a través de la vinculación con el Ministerio de Trabajo.