El Vicepresidente y Secretario Técnico de la Presidencia, Oscar Ortiz, junto al ministro de Hacienda, Nelson Fuentes y el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Oscar Cabrera, sostuvieron una reunión con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), la cual se encontraban en el país, desde el pasado 11 de marzo, para llevar a cabo una consulta.

En la reunión de trabajo el vicemandatario expuso el panorama económico del país. “En el marco de nuestro Gobierno estamos cerrando nuestro Quinquenio, en el cual hemos establecido un rumbo con políticas públicas que han ido generando certidumbre, de hecho esto ha permitido alcanzar un crecimiento económico sostenido del 2.6 por ciento, que está por arriba del crecimiento potencial establecido, de 2.2. En 2018 el crecimiento se presenta como el mejor año del desempeño económico en todo el Quinquenio”, dijo. 

Afirmó que casi todos los indicadores económicos han crecido positivamente. Destacó el sector construcción con un siete por ciento, el tema de crédito público y privado, un cuatro por ciento y en el tema de las empresas, un 10 por ciento.

Además dijo que la inversión pública en 2018 fue la más alta de la historia, “Cerramos con una cifra de 783 millones de dólares, no hay cifra que se compare y esto se ve, si ustedes recorren nuestro país lo pueden ver en las plataformas del aeropuertuaria, en la conectividad vial y puentes; en la unión aduanera y las mejoras en las fronteras terrestres; y todo lo que estamos haciendo en salud y educación y en el tema de agua que es importante”, detalló.

Por su parte, los representantes del FMI informaron que el sólido desempeño económico de El Salvador es una oportunidad para fortalecer aún más la posición fiscal. El Gobierno ha sentado las bases para un crecimiento sostenido, por medio de la implementación de reformas estructurales, el fortalecimiento de los marcos de política y la facilitación de una transición política sin contratiempos. Sobre la base de estos logros, la administración entrante debería: profundizar la consolidación fiscal con el fin de reducir la deuda pública; intensificar las reformas para mejorar la eficiencia de la administración pública y elevar el crecimiento a largo plazo; y fortalecer el marco de gobernabilidad con el fin de contener el delito y la corrupción.

Por su parte, el vicemandatario reafirmó que “se debe continuar avanzando en la política exterior en una estrategia de multilateralismo con el que el país sostenga relaciones comerciales y financieras con los principales naciones del mundo. Por último hay que continuar trabajando en generar certidumbre en las políticas públicas. El rol del Estado es importante frente al mercado, y no podemos reducir el mercado porque traería notable consecuencias en la calidad de vida de los salvadoreños. Otro punto es la reforma de pensiones que debe continuar discutiéndose para poder alcanzar una vejez digna para los ciudadanos’, dijo.

San Salvador, 22 de marzo de 2019